San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial

San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial
"San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla, sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio; reprímale, Dios, pedimos suplicantes, y tú, Príncipe de la Milicia celestial, arroja al infierno, con el divino poder, a Satanás y a los demás espíritus malignos, que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén".

miércoles, 31 de agosto de 2016

San Ramón Nonato


Vida de santidad de San Ramón Nonato
San Ramón nació de familia noble en Portell, cerca de Barcelona, España en el año 1200[1]. San Ramón Nonato es el patrono de las parturientas y las parteras debido a las circunstancias de su nacimiento: recibió el sobrenombre de non natus (no nacido), porque su madre murió en el parto antes de que el niño fuera alumbrado. Ingresó en la orden de los Mercedarios, que acababa de ser fundada por San Pedro Nolasco.
Luego de dos o tres años después de profesar, sucedió a San Pedro Nolasco en el cargo de “redentor o rescatador de cautivos”. Enviado al norte de África con una suma considerable de dinero, Ramón rescató en Argel a numerosos esclavos. Al acabársele el dinero, se ofreció como rehén por la libertad de ciertos prisioneros cuya situación era desesperada y cuya fe se hallaba en grave peligro, pero esto sólo aumentó la crueldad de los infieles para con él, aunque no lo ejecutaron porque el sultán que lo tenía cautivo sabía que perdería el dinero de su rescate. Sólo por este motivo, lo trataron más humanamente y así el santo pudo salir a la calle, en donde continuó evangelizando y logrando la conversión y el bautismo de muchos musulmanes. Esto provocó el ser condenado a muerte, pero se le conmutó la pena porque sus captores deseaban cobrar el rescate: el gobernador ordenó que se azotase al santo en todas las esquinas de la ciudad, que se le perforasen los labios con un hierro candente y que se le colocara un candado en la boca, cuya llave guardaba él mismo y sólo la daba al carcelero a la hora de las comidas. Así pasó San Ramón por un período de ocho meses, hasta que San Pedro Nolasco pudo finalmente enviar algunos miembros de su orden a rescatarle. San Ramón deseaba permanecer en África para asistir a los esclavos,  hubiese querido quedarse para asistir a los esclavos en Africa, sin embargo, obedeció la orden de su superior y pidió a Dios que aceptase sus lágrimas, ya que no le había considerado digno de derramar su sangre por las almas de sus prójimos.
A su vuelta a España, en 1239, fue nombrado cardenal por Gregorio IX, pero permaneció tan indiferente a ese honor que no había buscado y que tampoco lo deseaba, que no cambió ni sus hábitos religiosos, ni su pobre celda del convento de Barcelona, ni su manera de vivir, y esa es la razón por la que se lo representa con el capello cardenalicio en el suelo o colgado de un árbol, como signo de su desprecio de los honores, incluidos los eclesiásticos, puesto que el santo sólo anhelaba la vida eterna en Cristo Jesús. Fue llamado por el Papa tiempo más tarde a Roma para que trabajara como colaborador suyo, emprendiendo el viaje como el religioso más humilde. Dios dispuso que sólo llegase hasta Cardona, a unos diez kilómetros de Barcelona, en donde falleció luego de una repentina hipertermia, el 31 de agosto de 1240[2].
Mensaje de santidad de San Ramón Nonato
Un mensaje de santidad es su desprecio por los honores, aun cuando estos sean eclesiásticos, que son distintos de los honores del mundo, pero son honores al fin. Como vimos, el santo fue nombrado cardenal, y según se afirma en su biografía, cuando le fueron a llevar el ornamento –un sombrero rojo, que se usaba en la época- que lo distinguía como tal, puesto que estaba lavando los platos, dijo: “Cuélguenlo de un árbol, hasta que termine mi tarea”. Esa es la razón por la que el capello aparece suspendido de un árbol en las imágenes que representan a San Ramón Nonato.
Otro mensaje de santidad es con relación al carisma de la Orden Mercedaria, a la cual pertenecía San Ramón, y que era la “redención de cautivos”, carisma derivado de uno de los títulos de la Madre de Dios, la cual, bajo la advocación de Nuestra Señora de la Merced, es Corredentora, junto a su Hijo Jesús, de los cautivos del pecado. Hoy existen cautivos por idénticos motivos que en tiempos de San Ramón –por ejemplo, dentro de las atrocidades de la secta islamista ISIS, figuran la reducción a la esclavitud de los cristianos que no aceptan apostatar de su fe para profesar el Islam-, pero también hay más cautivos todavía por el pecado, y en esto San Ramón también es ejemplo, porque si bien nosotros –con toda probabilidad- no seremos intercambiados por prisioneros de ISIS, sí podemos, en cambio, ofrecernos espiritualmente a Jesús crucificado, para que acepte nuestras mortificaciones, tribulaciones, o cualquier sacrificio que podamos hacer, para que nuestros hermanos se vean libres de la esclavitud del pecado. En otras palabras, el santo nos enseña el valor redentor y salvífico del sufrimiento, cuando este es unido a los sufrimientos de Jesús en la cruz; con esto nos enseña no sol a no quejarnos de los sufrimientos, cualesquiera que estos sean, sino a ofrecerlos, con amor y paciencia, a Jesús crucificado, por manos de Nuestra Señora de los Dolores.
Como vimos, San Ramón Nonato es Patrono de las parturientas y de los niños por nacer, por haber nacido vivo, y es por eso que le podemos pedir su intercesión por los que no pueden nacer, a causa de la horrible plaga del aborto –Estado Islámico mandó ejecutar a 38 niños Down, aunque también Occidente comete una barbarie igual, porque en muchos países está aprobado el aborto si, por diagnóstico prenatal, se detecta que el niño es portador del Síndrome de Down[3]- y por las madres, los médicos, y todos los que colaboran en este horrendo crimen.
San Ramón es modelo también de mortificación de la voluntad propia, algo que agrada mucho a Nuestro Señor Jesucristo porque lo hace partícipe de su Pasión, especialmente de la Agonía en el Huerto de los Olivos, en donde Jesús pidió que no hiciera su voluntad, sino la del Padre. Luego de liberado, San Ramón deseaba quedarse en África, pero uniéndose a la plegaria de Jesús, mortificó su voluntad y se embarcó nuevamente a Roma.
Se lo representa también, además de la palma del martirio -no murió como tal, pero sí sufrió como un mártir-, con una custodia con el Santísimo Sacramento, y esto es otro mensaje de santidad de San Ramón, porque era sumamente devoto de la Eucaristía, siendo el "Pan Vivo bajado del cielo", de donde obtenía toda su fuerza espiritual.
Por último, por el candado en la boca, San Ramón es Patrono contra las maledicencias, las habladurías, los chismes[4], y es por eso que le pedimos también que interceda por los que pronuncian blasfemas contra los Sagrados Corazones de Jesús y María, para que no solo no las pronuncien más, sino para que, de ahora en adelante, solo salgan de sus labios alabanzas a la Trinidad, al Cordero, que derramó su Sangre Preciosísima por nuestra salvación en la cruz, y a la Madre de Dios, la Virgen Santísima, Nuestra Señora de la Merced.




[1] https://www.aciprensa.com/recursos/biografia-3205/
[2] Cfr. ibidem.
[3] http://gaceta.es/noticias/islamico-ejecuta-38-ninos-sindrome-down-14122015-0846
[4] http://preguntasantoral.blogspot.com.ar/2012/08/iconografia-de-san-ramon-nonnato.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario