San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial

San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial
"San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla, sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio; reprímale, Dios, pedimos suplicantes, y tú, Príncipe de la Milicia celestial, arroja al infierno, con el divino poder, a Satanás y a los demás espíritus malignos, que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén".

viernes, 2 de septiembre de 2016

Presencia de Dios, obediencia y amor a la Santa Cruz, los consejos del Sagrado Corazón para ser santos


Santa Margarita recibió de Jesús tres armas espirituales necesarias en la lucha que debía emprender para lograr la purificación y transformación, es decir, para llegar a la santidad: presencia de Dios, obediencia a los superiores, amor a la Santa Cruz[1].
Con respecto a la presencia de Dios, Jesús le dijo así a Margarita, luego de que esta había cometido una falta: “Sabed que soy un Maestro santo, y enseño la santidad. Soy puro, y no puedo sufrir la más pequeña mancha. Por lo tanto, es preciso que andes en mi presencia con simplicidad de corazón en intención recta y pura. Pues no puedo sufrir el menor desvío, y te daré a conocer que si el exceso de mi amor me ha movido a ser tu Maestro para enseñarte y formarte en mi manera y según mis designios, no puedo soportar las almas tibias y cobardes, y que si soy manso para sufrir tus flaquezas, no seré menos severo y exacto en corregir tus infidelidades”. Esto significa que el alma, aun en esta tierra, está ante la Presencia de Dios, así como los ángeles y los santos están ante la Presencia de Dios en el cielo, y puesto que Dios es un Ser Perfectísimo y Purísimo, cuya bondad y santidad son infinitas, cuando el alma que camina en su Presencia comete una falta, por pequeña que sea, esta es notada al instante y no pasa desapercibida, así como no pasa desapercibida una gota de tinta negra vertida en una piscina de agua cristalina. La malicia del pecado, aun el venial, destaca con toda fuerza, frente a la bondad y santidad sin manchas del Ser perfectísimo del Sagrado Corazón. Luego de ser corregida por Jesús, Santa Margarita afirmaba que nada le era más doloroso que ver a Jesús incomodado contra ella, aunque fuese por algo muy leve y que en comparación a este dolor, nada le parecía los demás dolores, correcciones y mortificaciones; lo que hacía en ese momento era acudir inmediatamente a pedir penitencia a su superiora cuando cometía una falta, pues sabía que Jesús solo se contentaba con las penitencias impuestas por la obediencia.
La segunda arma espiritual que le dio Jesús, es la santa obediencia, y en esto dice Santa Margarita, que Jesús se mostraba muy severo, puesto que la reprendía severamente ante las más pequeñas faltas contra la obediencia, como por ejemplo, un gesto de incomodidad o de disgusto frente a lo que se le mandaba. Dice Santa Margarita que a Jesús le era insoportable esto en un alma religiosa. Una vez corrigiéndola le decía: “Te engañas creyendo que puedes agradarme con esa clase de acciones y mortificaciones en las cuales la voluntad propia, hecha ya su elección, más bien que someterse, consigue doblegar la voluntad de las superioras. ¡Oh! yo rechazo todo eso como fruto corrompido por el propio querer, el cual en un alma religiosa me causa horror, y me gustaría más verla gozando de todas sus pequeñas comodidades por obediencia, que martirizándose con austeridades y ayunos por voluntad propia”. Jesús nos hace ver que le agrada la obediencia y no el propio querer y el propio parecer, porque en la obediencia, aun cuando sea en algo pequeño, se somete el propio orgullo y la propia soberbia, mientras que en el hacer la propia voluntad, se exalta el alma a sí misma, poniéndose en lugar de Dios. Mientras la obediencia es participación a la obediencia del Señor, que por obediencia se encarna y baja a la tierra para morir en cruz, la voluntad propia es participación a la rebelión de Satanás en el cielo, que por orgullo se pone en el lugar de Dios, y esa es la razón por la que Jesús ama la obediencia, porque ama que el alma se configure a Él y no al Príncipe de las tinieblas.
La tercera arma que Jesús le da a Santa Margarita, es el amor a su Santa Cruz. Un día después que ella recibió la comunión, se hizo presente ante los ojos de ella una gran cruz, cuya extremidad no podía ver; estaba la cruz toda cubierta de flores. Y el Señor le dijo: “He ahí el lecho de mis castas esposas, donde te haré gustar las delicias de mi amor; poco a poco irán cayendo esas flores, y solo te quedarán las espinas, ocultas ahora a causa de tu flaqueza, las cuales te harán sentir tan vivamente sus punzadas, que tendrás necesidad de toda la fuerza de mi amor para soportar el sufrimiento”. Un alma no puede pretender vivir esta vida en la comodidad, mientras su Señor está sufriendo en la cruz, y mucho menos puede pretender arribar al cielo por otro camino que no sea el de la cruz, el único camino que conduce al Reino de Dios. No en vano Jesús permitió que le sobreviniesen a Santa Margarita continuas humillaciones y desprecios, puesto que así la hacía participar de la humillación y el desprecio que Él mismo sufrió en la Pasión y en la cruz. No puede el cristiano pretender honores, halagos y reconocimientos mundanos, mientras su Señor es humillado y despreciado en la cruz. Como ejemplo, vale su experiencia en la enfermería, a la que fue destinada al día siguiente de su profesión, para ponerse a las órdenes de Sor Catalina Marest, excelente religiosa, aunque de temperamento activo, diligente y eficiente. Margarita en cambio era callada, lenta y juiciosa. Recordándose ella después de su paso por la enfermería, escribía: “Solo Dios sabe lo que tuve que sufrir allí”. Y no eran exageradas sus palabras pues había recibido un sinnúmero de insultos y desengaños durante ese tiempo[2].  Jesús le comunicó una parte de sus terribles angustias en Getsemaní y la quiere víctima inmolada.
En otra ocasión le dijo el Señor: “Has de querer como si no quisieras, debiendo ser tus delicias agradarme a mí. No debes buscar nada fuera de mí pues de lo contrario injuriarías a mi poder y me ofenderías gravemente, ya que yo quiero ser solo todo para ti”. Y Santa Margarita le dice a Jesús: “Nada quiero sino tu Amor y tu Cruz, y esto me basta para ser Buena Religiosa, que es lo que deseo”. El alma que ama a Jesucristo no debe deleitarse en nada que no sea Jesucristo, y Jesucristo está en la cruz y en la Eucaristía, por lo que el alma que quiera agradar a Dios, debe deleitarse en la cruz y en la Eucaristía y en nada más.
Aunque no seamos religiosos como Santa Margarita, también son para nosotros estas tres armas espirituales, camino seguro al cielo: presencia de Dios, santa obediencia, amor a la cruz.



[1] http://www.corazones.org/santos/margarita_maria_alacoque.htm
[2] Cfr. ibidem.

No hay comentarios:

Publicar un comentario