San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial

San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial
"San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla, sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio; reprímale, Dios, pedimos suplicantes, y tú, Príncipe de la Milicia celestial, arroja al infierno, con el divino poder, a Satanás y a los demás espíritus malignos, que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén".

domingo, 18 de agosto de 2019

San Pío X


Resultado de imagen para san pio x
          Vida de santidad[1].

          José Sarto, después Pío X, nació en Riese, poblado cerca de Venecia, Italia en 1835 en el seno de una familia humilde siendo el segundo de diez hijos. Ingresó en el seminario y luego ocupó los puestos de vicepárroco, párroco, canónigo, obispo de Mantua y Cardenal de Venecia. Muchas son las anécdotas de este santo que reflejan tanto su santidad como su lucha por superar sus defectos, entre ellas destacan tres:
En 1903 al morir León XIII fue convocado a Roma para elegir al nuevo Pontífice. En Roma no era candidato para algunos por no hablar francés y él mismo se consideraba indigno de tal nombramiento. Fue elegido Papa pero se negó, aduciendo que era indigno; los Cardenales le dijeron que no aceptar el nombramiento era no aceptar la voluntad de Dios, luego de lo cual aceptó el cargo. Tres eran sus más grandes características: la pobreza, ya que fue un Papa pobre que nunca fue servido más que por dos de sus hermanas para las que tuvo que solicitar una pensión para que no se quedaran en la miseria a la hora de la muerte de Pío X; la humildad: Pío X siempre se sintió indigno del cargo de Papa e incluso no permitía lujos excesivos en sus recámaras y sus hermanas que lo atendían no gozaban de privilegio alguno en el Vaticano; la bondad: nunca fue difícil tratar con Pío X pues siempre estaba de buen genio y dispuesto a mostrarse como padre bondadoso con quien necesitara de él. Fundó el Instituto Bíblico para perfeccionar las traducciones de la Biblia y nombró una comisión encargada de ordenar y actualizar el Derecho Canónico. Promovió el estudio del Catecismo. Murió el 21 de agosto de 1914 después de once años de pontificado.

          Mensaje de santidad.

Dentro de sus obras destaca el combate contra dos herejías en boga en esa época: el Modernismo, herejía a la cual la combatió en un documento llamado “Pascendi” estableciendo que los dogmas son inmutables y la Iglesia sí tiene autoridad para dar normas de moral; la otra herejía que combatió fue la del Jansenismo que propagaba que la Primera Comunión se debía retrasar lo más posible; en contraposición Pío X decretó la autorización para que los niños pudieran recibir la comunión desde el momento en que entendía quien está en la Santa Hostia Consagrada. Este decreto le valió ser llamado el Papa de la Eucaristía. Al recordarlo, recordemos entonces que los dogmas de la Iglesia son inmutables, es decir, que no cambian, aun cuando las costumbres y las culturas de los hombres cambien con el tiempo y esta inmutabilidad se debe a que los dogmas no dependen de elucubraciones de teólogos ni de razonamientos humanos, sino del Ser divino trinitario y de la constitución íntima de Dios como Uno y Trino. Pretender cambiar los dogmas es algo imposible, además de una herejía y un atentado contra el Ser de Dios y contra la fe de la Iglesia Católica, fe que es inmutable hasta el fin de los tiempos.



San Bernardo abad



Vida de santidad.
Acerca de su biografía, dice así Wikipedia[1]: “Bernard de Fontaine, conocido como Bernardo de Claraval o en francés, Bernard de Clairvaux, (castillo de Fontaine-lès-Dijon, (Borgoña), 1090 — Abadía de Claraval, Ville-sous-la-Ferté, Champaña-Ardenas, Francia, 20 de agosto de 1153) fue un monje cisterciense francés y abad de la abadía de Claraval. Con él, la Orden del Císter se expandió por toda Europa y ocupó el primer plano de la influencia religiosa. Participó en los principales conflictos doctrinales de su época y se implicó en los asuntos importantes de la Iglesia. En el cisma de Anacleto II se movilizó para defender al que fue declarado verdadero papa, se opuso al racionalista Abelardo y fue el apasionado predicador de la segunda Cruzada. Es una personalidad esencial en la historia de la Iglesia católica y la más notable de su siglo. Ejerció una gran influencia en la vida política y religiosa de Europa. Sus contribuciones han perfilado la religiosidad cristiana, el canto gregoriano, la vida monástica y la expansión de la arquitectura gótica. La Iglesia católica lo canonizó en 1174 como san Bernardo de Claraval, y lo declaró Doctor de la Iglesia en 1830”.
          Mensaje de santidad.
          Debido a lo extenso de su mensaje de santidad, nos circunscribiremos a tres aspectos solamente: su oposición al racionalista Abelardo; su predicación a favor de la Segunda Cruzada y, por último, la difusión que hizo del canto gregoriano.
Con relación a su oposición al racionalista Abelardo, hay que decir que el peligro del racionalismo es uno de los más grandes en lo que se refiere a la fe de la Iglesia Católica. En efecto, la Iglesia Católica se caracteriza porque el conjunto de sus dogmas y de su fe, en su totalidad, se derivan de verdades sobrenaturales, supraracionales, es decir, verdades que están más allá de la capacidad de la mente humana, porque se originan directamente en Dios Uno y Trino. ¿Çuáles son esas verdades sobrenaturales? Son los denominados “misterios absolutos sobrenaturales de Dios”, que se caracterizan que no pueden ser conocidos por la inteligencia creada –ni humana ni angélica- si no son revelados por el mismo Dios. Por ejemplo, la constitución íntima de Dios como Uno en naturaleza y Trino en Personas y la Encarnación del Verbo en el seno purísimo de María Santísima por obra de la Tercera Persona de la Trinidad. A esto, le podemos agregar el hecho de que el Verbo continúa y prolonga su Encarnación en la Eucaristía. Si estas verdades no son reveladas, es imposible conocerlas. Pues bien, el racionalismo se caracteriza por negar esas verdades absolutas y sobrenaturales y por descartar todo aquello que supere el alcance de la razón. En este sentido, San Bernardo se opuso con todas sus fuerzas al hereje Abelardo, afirmando la existencia y la revelación de estas verdades sobrenaturales absolutas por parte de Dios Hijo encarnado, Jesucristo. Nuestra religión católica es una religión de misterios sobrenaturales absolutos que deben ser creídos tal cual han sido revelados; de lo contrario, se cae en la herejía de Abelardo, que se llama “racionalismo”.
          Otro hecho que caracteriza a la vida de San Bernardo es el haber sido un gran promotor, predicador y defensor de las Cruzadas, especialmente la Segunda. Esto es sumamente importante conocer porque en nuestros días se presenta a las Cruzadas con una visión anti-cristiana, distorsionada, como si las Cruzadas hubieran sido guerras de agresión de la Cristiandad contra sus enemigos, especialmente el Islamismo. Nada está más lejos de la realidad, porque en realidad las Cruzadas fueron guerras defensivas, implementadas por la Cristiandad, para recuperar los Lugares Santos de Medio Oriente, pertenecientes a los cristianos, que habían sido arrebatados ilegalmente por la fuerza por el Islam. San Bernardo se dio cuenta de esto y llamó a formar un ejército cristiano que se enfrentara al Islam en Tierra Santa y recuperara lo que legítimamente pertenecía a la Cristiandad, esto es, los Santos Lugares. El Catolicismo es una religión de paz, pero no pacifista y esta es la razón por la cual las Cruzadas fueron legítimas, porque en realidad los cristianos fueron a recuperar lo que les había sido arrebatado por la fuerza.
          Por último, un legado sumamente importante de San Bernardo es el impulso que el santo le dio al canto gregoriano, un canto que por su belleza y atemporalidad debe ocupar un lugar de preeminencia y debe ser preferido a cualquier otro canto, en toda ceremonia religiosa católica, especialmente en la Santa Misa. Aquí hay que rescatar dos verdades: no es verdad que todo lo antiguo es malo –en este caso, el canto gregoriano- ni tampoco es verdad que todo lo nuevo es bueno –los cantos de misa no gregorianos, sobre todo los que se acercan mucho al canto profano- y esto porque el Ser, la Verdad, el Bien y la Belleza son atemporales. Aun siendo “antiguo” el canto gregoriano es el más apropiado para la liturgia católica y esto lo sabía y lo defendió con todas sus fuerzas San Bernardo Abad.

martes, 13 de agosto de 2019

San Maximiliano Kolbe



         Vida de santidad[1].

Nacido en Polonia, su familia, fervientemente devota de la Santísima Virgen bajo la advocación de Nuestra Señora de Schesztokowa, le transmitió este gran amor por la Madre de Dios, amor que habría de marcar toda su vida, a la cual podemos definir esencialmente mariana. Ingresó en 1910 en los franciscanos, obteniendo en 1915 en la Universidad de Roma el doctorado en filosofía y en 1919 el doctorado en teología. Fue ordenado sacerdote en 1918.
Decimos que su vida fue esencialmente mariana, porque todos los esfuerzos de San Maximiliano estaban dirigidos a hacer conocer a la Santísima Virgen. Para conseguir este objetivo, fundó en 1927 en Polonia la Ciudad de la Inmaculada, una gran organización, que tuvo mucho éxito y una admirable expansión. Luego funda en Japón otra institución semejante, con éxito admirable.
Para propagar aún más el conocimiento, el amor y la devoción a la Santísima Virgen, el padre Maximiliano fundó dos periódicos: “El Caballero de la Inmaculada”, y “El Pequeño diario”, además de organizar una imprenta en la ciudad de la Inmaculada en Polonia. En Japón fundó una revista católica que pronto llegó a tener una tirada de quince mil ejemplares, lo cual se considera un verdadero milagro en ese país donde los católicos casi no existían. También fundó y dirigió una revista llamada “El caballero de la Inmaculada” y una radiodifusora. Todo lo que construyó fue destruido por la guerra, ya que el padre San Maximiliano fue hecho prisionero por los nazis al poco tiempo de iniciada la Segunda Guerra Mundial. Una vez prisionero en el campo de Auschwitz, San Maximiliano ofrendó su vida en testimonio de Cristo, intercambiándola por un padre de familia que iba a ser fusilado por los nazis. Estos aceptaron la propuesta del Padre Maximiliano, de morir él en lugar del padre de familia y fue así que fue conducido a una celda en donde se lo dejó morir de hambre junto con otros diez prisioneros. Todos murieron menos él, por lo que los nazis, que necesitaban la celda para nuevos prisioneros, pusieron fin a la vida de San Maximiliano Kolbe inyectándole cianuro. Era la víspera de la Asunción de la Virgen, el 14 de agosto de 1941.

         Mensaje de santidad.

Además de su gran amor a la Virgen, particularmente bajo la advocación de la Inmaculada Concepción y el deseo ardiente de que la Madre de Dios fuera conocida por la mayor cantidad de gente posible, podemos decir que el legado de santidad de San Maximiliano consta de dos coronas: la de la pureza y la del martirio. En efecto, cuando era niño tuvo un sueño en el cual la Virgen María le ofrecía dos coronas, si él permanecía fiel a la devoción mariana. Eran dos coronas, una corona blanca y otra roja: la blanca simbolizaba la virtud de la pureza, mientras que la roja, el martirio. El santo vivió a la perfección la doble pureza necesaria para el Reino de los cielos, la pureza del cuerpo y la pureza del alma, es decir, la castidad perfecta y la fe perfecta, sin contaminaciones con herejías y también mereció la corona del martirio porque, imitando a Cristo, que en la Cruz se ofreció como Víctima Inocente por nuestra salvación, San Maximiliano Kolbe, participando de la Pasión del Señor, se ofreció en intercambio para salvar la vida de un padre de familia. En su día, le pedimos a San Maximiliano Kolbe que intereceda para que, a imitación suya, amemos hasta el extremo a la Madre de Dios y a su Hijo Jesucristo.

viernes, 9 de agosto de 2019

Santa Teresa Benedicta de la Cruz Stein



         Si hay  algo que caracteriza a Santa Edith Stein, es su amor por la verdad, esa Verdad que ella buscaba en los movimientos filosóficos y que no encontraba particularmente en la fenomenología. Pero el estar abierta a la Verdad Absoluta, esto es, el estar dispuesta a seguir la Verdad Absoluta allí donde la encontrase, es lo que caracteriza el alma de Edith Stein. Esto es sumamente importante en el itinerario de un alma hacia la conversión, porque abre el intelecto a la luz de la gracia, que es la que revela al hombre la Verdad Absoluta que es Cristo Jesús, el Hombre-Dios.
El Momento de la Conversión llegaría para Edith Stein de un modo particular, con ocasión de la muerte de un amigo muy cercano en el año 1921. En vez de encontrar una viuda desconsolada –Hedwig Conrad-, Edith Stein encontró a una mujer dolorida pero serena y esa serenidad se la daba su creencia, su fe, su religión, la religión católica[1]. Edith Stein ya había experimentado un cierto descontento con la filosofía fenomenológica[2], pues no era capaz de llenar su alma con la plenitud de la Verdad y eso era imposible que sucediera, porque la plenitud de la Verdad, la Verdad Absoluta en Sí misma, Increada, es Cristo Jesús. Santa Teresa Benedicta de la Cruz recibió la iluminación de su intelecto por la gracia, que la iluminó haciéndole saber que Cristo era Dios y la Verdad Absoluta de Dios, a través de la lectura –que le pasó la viuda Conrad- de la biografía de Santa Teresa de Ávila. Allí es cuando Santa Edith Stein encuentra lo que toda su vida había buscado, la Verdad Absoluta de Dios, Cristo Jesús, por eso, cuando terminó de leer la biografía de Santa Teresa de Ávila, dijo: “Ésta es la Verdad”. Y se adhirió desde ese momento a la Verdad Absoluta, Cristo Jesús, al punto de consagrarse como carmelita y luego morir mártir en Auschwitz.
Si alguien está buscando la Verdad Absoluta, con un espíritu sincero y humilde, tiene en Santa Teresa Benedicta de la Cruz a su mejor ejemplo y guía.

miércoles, 7 de agosto de 2019

Santo Domingo de Guzmán y el Santo Rosario


Resultado de imagen para santo domingo de guzman y el rosario
          ¿Cómo se originó el Rosario? El Rosario se debe a una aparición de la Madre de Dios a Santo Domingo de Guzmán en el año 1208: le enseñó a rezar el Rosario, le dijo que propagara esta devoción y que la utilizara como poderosa arma espiritual contra los enemigos de la fe.
¿Quién era Santo Domingo? Era un sacerdote español que fue al de Francia para combatir a una secta, la secta albigense, que enseñaba erróneamente el dualismo, es decir, la existencia de dos dioses, uno del bien, creador del mundo espiritual y otro del mal, creador de la materia. Como consecuencia, para los albigenses todo lo material, incluido el cuerpo, era malo: puesto que Jesús tuvo un cuerpo, “creado” por el dios malo, entonces Jesús no podía ser Dios. Otro error de esta herejía era que negaban todos los sacramentos, además de negar la maternidad divina de la Virgen y no reconocer al Papa como Vicario de Cristo.
La cuestión es que los Papas habían enviado, antes que Santo Domingo, a otros predicadores, buscando la conversión de los herejes y la erradicación de la herejía, pero sin obtener resultados. Santo Domingo, desde que llegó, se dedicó con todas sus fuerzas a combatir la herejía, mediante predicaciones, oraciones y sacrificios, pero sólo logró convertir a unos pocos, luego de varios años y mucho esfuerzo. Debido a esta situación y ya desanimado por los escasos resultados, Santo Domingo le pidió ayuda a la Virgen estando en el convento de Prouille, fundado por él para mujeres religiosas. Fue entonces que la Virgen se le apareció en la capilla, sosteniendo en su mano un Rosario, algo desconocido por el santo. Entonces la Virgen le enseñó al santo qué significaba y cómo se rezaba y le dijo que propagara su devoción por todo el mundo, puesto que era una poderosa arma espiritual con la que lograría rotundos éxitos contra los enemigos de la fe: la Virgen le prometió que por medio del Rosario, muchos pecadores se convertirían y obtendrían abundantes gracias. Fue esto lo que hizo Santo Domingo y, luego de un tiempo, había logrado la conversión de numerosos albigenses a la verdadera fe católica.
Las promesas de la Virgen María a los que recen devotamente el Santo Rosario.
Luego de la conversión de los albigenses y de la derrota de la herejía, Santo Domingo fundó la Orden de los Predicadores, conocidos como dominicos, quienes predicaban con mucho celo, extendiéndose a varios países y llevando el Santo Rosario como oración predilecta. Sin embargo, al cabo de dos siglos, el fervor y la devoción parecían estar disminuyendo, por lo que la Santísima Virgen se apareció nuevamente, esta vez al Beato Alano de la Rupe, para que reviviera la devoción al Santo Rosario. La Virgen le dijo también que obtendrían tantos milagros, que habrían de necesitar muchos volúmenes para registrarlos a todos. Además, reiteró las promesas que había dado a Santo Domingo para quien rezara el Rosario. Estas promesas, según el Beato Alano de la Rupe, son las siguientes:
1.   Quien rece constantemente mi Rosario, recibirá cualquier gracia que me pida.
2.   Prometo mi especialísima protección y grandes beneficios a los que devotamente recen mi Rosario.
3.   El Rosario es el escudo contra el infierno, destruye el vicio, libra de los pecados y abate las herejías.
4.   El Rosario hace germinar las virtudes para que las almas consigan la misericordia divina. Sustituye en el corazón de los hombres el amor del mundo con el amor de Dios y los eleva a desear las cosas celestiales y eternas.
5.   El alma que se me encomiende por el Rosario no perecerá.
6.   El que con devoción rece mi Rosario, considerando sus sagrados misterios, no se verá oprimido por la desgracia, ni morirá de muerte desgraciada, se convertirá si es pecador, perseverará en gracia si es justo y, en todo caso será admitido a la vida eterna.
7.   Los verdaderos devotos de mi Rosario no morirán sin los Sacramentos.
8.   Todos los que rezan mi Rosario tendrán en vida y en muerte la luz y la plenitud de la gracia y serán partícipes de los méritos bienaventurados.
9.   Libraré bien pronto del Purgatorio a las almas devotas a mi Rosario.
10. Los hijos de mi Rosario gozarán en el cielo de una gloria singular.
11. Todo cuanto se pida por medio del Rosario se alcanzará prontamente.
12. Socorreré en sus necesidades a los que propaguen mi Rosario.
13. He solicitado a mi Hijo la gracia de que todos los cofrades y devotos       tengan en vida y en muerte como hermanos a todos los bienaventurados de la corte celestial.
14. Los que rezan Rosario son todos hijos míos muy amados y hermanos de mi Unigénito Jesús.
15. La devoción al Santo rosario es una señal manifiesta de predestinación de gloria.
La Virgen del Santo Rosario, ¡Auxilio de los Cristianos!
El rezo del Rosario por parte de una Europa entonces católica y practicante, la libró de numerosos enemigos y peligros, principalmente, de las invasiones musulmanas. Si estas se concretaban, la Europa católica desaparecería y con ella la Cristiandad, por lo que en ese entonces era mucho lo que estaba en juego. Pero gracias a la valentía de los católicos y al rezo del Rosario, impulsado por varios Papas en distintas épocas, Europa salió triunfante en su lucha contra los musulmanes. Es por todos sabida la Historia: los Musulmanes se proponían hacer desaparecer, a punta de espada, el cristianismo: ya habían tomado Tierra Santa, Constantinopla, Grecia, Albania, África del Norte y España. En esas extensas regiones el cristianismo era perseguido, y muchos mártires derramaron su sangre, muchas diócesis desaparecieron completamente. Después de 700 años de lucha por la reconquista, España y Portugal pudieron librarse del dominio musulmán. Esa lucha comenzó a los pies de la Virgen de Covadonga y culminó con la conquista de Granada, cuando los reyes católicos, Fernando e Isabel, pudieron definitivamente expulsar a los moros de la península en el 1492. ¡La importancia de esta victoria es incalculable ya que en ese mismo año ocurre el descubrimiento de América y la fe se comienza a propagar en el nuevo continente!
Otro gran triunfo que se atribuye al rezo del Rosario es la denominada “Batalla de Lepanto”: en tiempos del Santo Padre Pío V (1566 - 1572), los musulmanes controlaban el Mar Mediterráneo y preparaban la invasión de la Europa cristiana. Los reyes católicos de Europa estaban divididos y parecían no darse cuenta del peligro inminente. El Papa pidió ayuda pero no le hicieron mucho caso hasta que el peligro se hizo muy real y la invasión era certera. El 17 de septiembre de 1569 pidió que se rezase el Santo Rosario. El 7 de octubre de 1571 se encontraron las dos flotas, la cristiana y la musulmana, en el Golfo de Corinto, cerca de la ciudad griega de Lepanto. La flota cristiana, compuesta de soldados de los Estados Papales, de Venecia, Génova y España y comandada por Don Juan de Austria entró en batalla contra un enemigo muy superior en número y buques de guerra. Se jugaba el destino de la Europa cristiana. Antes del ataque, las tropas cristianas rezaron el Santo Rosario con mucha devoción. La batalla de Lepanto duró hasta altas horas de la tarde pero, al final, los cristianos resultaron victoriosos.
Mientras la batalla transcurría, en Roma el Papa recitaba el Rosario en su capilla. En eso, el Papa salió de su capilla y, por aparente inspiración, anunció a todos los presentes y con gran calma que la Santísima Virgen le había concedido la victoria a los cristianos. Semanas más tarde llegó el finalmente el mensaje de la victoria de parte de Don Juan de Austria, quien, desde un principio, atribuyó el triunfo cristiano a la poderosa intercesión de Nuestra Señora del Rosario. Agradecido con Nuestra Madre, el Papa Pío V instituyó la fiesta de Nuestra Señora de las Victorias y agregó a las Letanía de la Santísima Virgen el título de "Auxilio de los Cristianos". Más adelante, el Papa Gregorio III cambió el nombre de la fiesta a la de Nuestra Señora del Rosario.
Otros triunfos atribuidos al Rosario son el sitio de Viena y la batalla de Temevar (en la actual Rumania).
Podemos decir que todas estas victorias católicas, así como el descubrimiento del Nuevo Continente y la difusión de la fe, se deben, en gran medida, al rezo del Santo Rosario y es la razón por la cual todos los Pontífices han sido grandes devotos del Rosario, recomendando su oración en todo momento. También en las apariciones marianas, el pedido del rezo del Rosario es una constante, que está presente en todas las apariciones. Por último, en la actualidad la Iglesia, tanto en Europa como en todo el mundo, atraviesa una gran crisis, sobre todo de fe, por lo que debemos volver a rezar el Santo Rosario con el fervor de los grandes santos como Santo Domingo, para así obtener resonantes triunfos contra los enemigos espirituales que nos acechan.


viernes, 2 de agosto de 2019

El Sagrado Corazón y las tres armas para la lucha espiritual



         En el libro de Job se dice: “Lucha es la vida del hombre sobre la tierra”[1], es decir, esta vida no es para “pasarla bien”, sino para luchar, pero no para luchar por causas ideológicas, sino para luchar para salvar el alma de la eterna condenación y así entrar en el cielo. Para lograr este objetivo, el Sagrado Corazón le dio a Santa Margarita María de Alacquoque tres armas espirituales: una conciencia despierta que detecte el pecado y desee la gracia; la obediencia a los superiores y, por último, la Santa Cruz[2].
         Con relación a la primera arma, Jesús le revela a Santa Margarita el valor que tiene una conciencia delicada, porque por la conciencia delicada, el alma se da cuenta que por la gracia está delante de Dios y que si falta a la gracia, si comete pecado, sale de la presencia de Dios y lo ofende. Dice así Jesús: “Sabed que soy un Maestro santo, y enseño la santidad. Soy puro, y no puedo sufrir la más pequeña mancha. Por lo tanto, es preciso que andes en mi presencia con simplicidad de corazón en intención recta y pura. Pues no puedo sufrir el menor desvío, y te daré a conocer que si el exceso de mi amor me ha movido a ser tu Maestro para enseñarte y formarte en mi manera y según mis designios, no puedo soportar las almas tibias y cobardes, y que si soy manso para sufrir tus flaquezas, no seré menos severo y exacto en corregir tus infidelidades”. Entonces, cuando estemos en falta, acudamos a la confesión, porque estar en gracia es el equivalente a estar en la gloria en el Reino de los cielos, contemplando a Dios cara a cara.
         Con relación a la segunda arma, la santa obediencia, Jesús le hace ver a Margarita el valor de la obediencia, porque así lo imita a Él que, por obediencia, se encarnó y murió en la cruz. De otra manera, desobedeciendo, el alma se asemeja más al Ángel Desobediente, el Demonio, que por no querer obedecer la orden de amar y adorar a Dios Trino, perdió el cielo para siempre. Todos tenemos un superior a quien obedecer, incluso el Papa, pues tiene que obedecer a Dios, de manera que todos tenemos y debemos utilizar esta arma espiritual de la obediencia, que nos acerca y nos hace imitar al Sagrado Corazón de Jesús.
Por último, la tercera arma espiritual, la Santa Cruz, la más importante de todas, porque sin Cruz no hay Jesús y sin Jesús no hay Cielo ni salvación. Si Jesús, el Hijo de Dios, pasó de esta vida a la otra por medio de la Cruz, entonces todo el que quiera ir al Cielo, lo debe hacer por medio de la Cruz. Sin la Cruz de Jesús, es imposible, de toda imposibilidad, llegar al Cielo.
Practiquemos estas tres armas espirituales que nos da el Sagrado Corazón –conciencia delicada, santa obediencia, Santa Cruz- para poder obtener el triunfo más importante de nuestras vidas, la salvación de nuestras almas y evitar la eterna condenación.

jueves, 1 de agosto de 2019

San Alfonso María de Ligorio y María Reina de Misericordia



San Alfonso nos anima a tener una gran confianza en María[1], aun cuando el alma sea la más pecadora de entre todas las almas pecadoras, porque María es Reina de Misericordia. Dice así citando a San Bernardo: “Pregunta San Bernardo: ¿Por qué la Iglesia llama a María reina de misericordia? Y responde: “Porque ella abre los caminos insondables de la misericordia de Dios a quien quiere, cuando quiere y como quiere, porque no hay pecador, por enormes que sean sus pecados, que se pierda si María lo protege”. Es decir, la Virgen, Mediadora de todas las gracias, decide cómo y cuándo conceder las gracias necesarias al pecador para que éste regrese lo antes posible a la vida de la gracia. Dice San Alfonso que no debe atemorizar al pecador la magnificencia real de esta reina, porque cuanto más elevada es esta reina, más inclinada está al pecador: “Pero ¿podremos temer que María se desdeñe de interceder por algún pecador al verlo demasiado cargado de pecados? ¿O nos asustará, tal vez, la majestad y santidad de esta gran reina? No, dice san Gregorio; cuanto más elevada y santa es ella, tanto más es dulce y piadosa con los pecadores que quieren enmendarse y a ella acuden” (…).
Puede suceder que los hombres poderosos infundan temor entre aquellos humildes, pero esto no es así con María, quien es la Omnipotencia Suplicante y la Reina de cielos y tierra: “Dice san Bernardo: ¿Qué temor pueden tener los miserables de acercarse a esta reina de misericordia si ella no tiene nada que aterrorice ni nada de severo para quien va en su busca, sino que se manifiesta toda dulzura y cortesía? ¿Por qué ha de temer la humana fragilidad acercarse a María? En ella no hay nada de austero ni terrible. Es todo suavidad ofreciendo a todos leche y lana”.
María no sólo protege contra la ira divina, sino que nos ofrece el consuelo de la misericordida divina: “María no sólo otorga dones, sino que ella misma nos ofrece a todos la leche de la misericordia para animarnos a tener suma confianza y la lana de su protección para embriagarnos contra los rayos de la divina justicia”.
La Virgen no solo no puede mentir, sino que no puede dejar a nadie que acude a Ella, marcharse sin el consuelo de la misericordia, por más miserable que sea y deben acudir a Ella por lo tanto no solo los pecadores, sino los más pecadores y miserables de todos, sin temor a ser rechazados por Ella: “A diferencia de los poderosos de la tierra, nuestra reina no puede mentir y puede obtener cuanto quiera para sus devotos. Tiene un corazón tan piadoso y benigno, que no puede sufrir el dejar descontento a quien le ruega. “Es tan benigna –dice Luis Blosio- que no deja que nadie se marche triste”. Pero ¿cómo puedes, oh María –le pregunta san Bernardo-, negarte a socorrer a los miserables cuando eres la reina de la misericordia? ¿Y quiénes son los súbditos de la misericordia sino los miserables? Tú eres la reina de la misericordia, y yo, el más miserable pecador, soy el primero de tus vasallos. Por tanto reina sobre nosotros, oh reina de la misericordia”.
Porque la Virgen es la reina de la misericordia, es que el alma, aun la más miserable y pecadora, no debe tener temor en acercársele, ya que Ella sólo quiere la salvación de sus hijos, sobre todo los más alejados: “Tú eres la reina de la misericordia y yo el pecador más miserable de todos; por tanto, si yo soy el principal de tus súbditos, tú debes tener más cuidado de mí que de todos los demás. Ten piedad de nosotros, reina de la misericordia, y procura nuestra salvación. Y no nos digas, Virgen santa, parece decirle Jorge de Nicomedia, que no puedes ayudarnos por culpa de la multitud de nuestros pecados, porque tienes tal poder y piedad que excede a todas las culpas imaginables”.
Si el pecado tiene una gran fuerza, es todavía más fuerte la misericordia de esta reina, a la cual el Hijo nada puede negarle, porque el Hijo le está agradecido el haberle dado la Virgen de su substancia humana cuando estaba en el seno materno: “Nada resiste a tu poder, pues tu gloria el Creador la estima como propia, pues eres su madre. Y el Hijo, gozando con tu gloria, como pagándose una deuda, da cumplimiento a todas tus peticiones. Quiere decir que si bien María tiene una deuda infinita con su Hijo por haberla elegido como su madre, sin embargo, no puede negarse que también el Hijo está sumamente agradecido a esta Madre por haberle dado el ser humano; por lo cual Jesús, como por recompensar cuanto debe a María, gozando con su gloria, la honra especialmente escuchando siempre todas su plegarias”.
Por esto mismo, aun cuando estemos cargados de pecados; aun cuando nos consideremos y seamos los más grandes pecadores del mundo, no dejemos de recurrir a María, Reina de Misericordia, y Ella colmará nuestra alma con la paz y el Amor de Dios y nos hará regresar al camino de la gracia.