San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial

San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial
"San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla, sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio; reprímale, Dios, pedimos suplicantes, y tú, Príncipe de la Milicia celestial, arroja al infierno, con el divino poder, a Satanás y a los demás espíritus malignos, que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén".

lunes, 28 de abril de 2014

Santa Catalina de Siena y la corona de espinas de Jesús


          En un mundo como el nuestro, dominado por el materialismo y el exitismo y el deseo de acumular bienes materiales a toda costa, como fruto de una visión puramente temporal y terrena, sin visión sobrenatural, en la que todo se limita a esta vida y no hay una perspectiva de una vida en el más allá, la vida, las palabras, las acciones de los santos, nos abren un horizonte nuevo que nos permiten trascender los estrechos límites de la vida humana.


          Es lo que sucede con santos como Santa Catalina de Siena, quienes a pesar de vivir en la tierra, el estado de gracia santificante permanente y las gracias místicas recibidas, hacían de sus vidas terrenas un anticipo del cielo en la tierra. Santa Catalina vivía en una unión mística permanente con Jesús y es por eso que vivía en grado heroico las virtudes sobrenaturales como la castidad y la caridad, y es este grado de unión mística con Jesús por la gracia, lo que explica sus elecciones, incomprensibles para el mundo materialista y ateo de hoy. Fue esta unión con Jesús lo que llevó a Santa Catalina a elegir la corona de espinas en vez de la corona de oro que le ofrecía Jesús. En la visión en la que Jesús se le presentó ofreciéndole que eligiera una de las dos coronas, Santa Catalina de Siena le respondió así: “Yo deseo, Oh Señor, vivir aquí siempre conforme a tu Pasión, y encontrar en el dolor y en el sufrimiento mi reposo y deleite[1]”. Luego, tomó ansiosamente la corona de espinas y se la colocó sobre la cabeza.
          La elección de Santa Catalina de Siena no se entiende a la luz de la filosofía atea y existencialista, materialista y utilitarista del mundo progresista y sin valores trascendentales en el que vivimos hoy. El mundo de hoy pone sus esperanzas en el oro, en el dinero, en la materia, porque no cree en Dios, porque ha desplazado a Dios, pero esas esperanzas son vanas, porque el dinero nada puede dar, sino desesperación y vacío. No en vano Jesús advierte en el Evangelio: “No se puede servir a Dios y al dinero” (Lc 16, 13), porque el que pone sus esperanzas en el dinero, pone sus esperanzas en el vacío y en la nada. Santa Catalina, al elegir la corona de espinas, nos está diciendo lo mismo que nos dice Jesús en el Evangelio: no se puede servir al rey dinero; se debe servir al Rey de reyes, al Rey coronado de espinas, al Rey cuya corona no es una corona de oro, de plata, de zafiros, de rubíes, sino de gruesas y afiladas espinas; al Rey de la gloria, al Rey cuyo trono es una cruz ensangrentada y cuyo cetro son tres gruesos clavos de hierro.


          Como los santos son ejemplos que Dios Uno y Trino nos brinda para que los imitemos, hagamos como Santa Catalina, y pidamos también como ella a Jesús la corona de espinas, porque no podemos, de ninguna manera, pretender una corona de oro, mientras nuestro amado Rey está coronado de espinas. Más que pedir, supliquemos, roguemos, imploremos, con lágrimas de contrición en los ojos y arrodillados ante la cruz, a la Virgen de los Dolores, que está de pie junto a la Cruz, mientras besamos con amor los pies ensangrentados del Rey de reyes, que nos dé la corona de espinas de su Hijo Jesús. 




[1] http://www.corazones.org/santos/catalina_siena.htm

jueves, 3 de abril de 2014

Porqué el Verbo de Dios se encarna como el Sagrado Corazón


         ¿Por qué el Verbo de Dios se encarna? ¿Por qué, luego de encarnado, se deja crucificar? ¿Por qué, luego de crucificado, resucita? ¿Y por qué, luego de resucitado, se aparece como el Sagrado Corazón?
El Verbo de Dios se encarna como el Sagrado Corazón porque de esa manera podía, por un lado, agradar al Padre, ofreciéndole una Víctima Pura y Santa, inmolándose en el ara de la cruz, y por otro, podía ofrecerse como Don de Dios a los hombres, Don en el cual los hombres encontraran el perdón divino, la reconciliación y la plenitud del Amor de Dios y esto de manera tal que no les quedara ninguna duda acerca de las intenciones divinas. Al encarnarse como el Sagrado Corazón, el Verbo de Dios le ofrecería al Padre una ofrenda purísima, su Sacratísimo Corazón, Corazón en el cual arderían las llamas del Divino Amor. Ofrendado por el Hijo de Dios encarnado, desde el altar de la cruz, el Sagrado Corazón, ardiendo en el fuego del Divino Amor, sería la prenda de Alianza Eterna y definitiva que el mismo Dios realizaba con la humanidad y sería la prueba de que Dios perdonaba para siempre las iniquidades de los hombres, sellando con la Sangre de su Hijo el Pacto de Amor que Él había decidido establecer con los hombres.
A su vez, la Encarnación de Dios Hijo como el Sagrado Corazón, le ofrecía a los hombres la garantía de que Dios olvidaba para siempre sus horribles pecados, sus blasfemias, sus pactos con el enemigo de la humanidad -el mismo que los había hecho caer del Paraíso, la Serpiente Antigua-, con tal de que se arrepintieran de sus pecados y no los volvieran a cometer. En efecto, ¿cómo podrían dudar los hombres del Amor de Dios, si Dios Encarnado sube a la cruz y abre los brazos en la cruz y permite que su Corazón sea traspasado por la lanza, para que el contenido de su Corazón, el Amor Divino, el Espíritu Santo, brote incontenible con la Sangre y el Agua como un manantial de misericordia para que inunde el mundo entero y se derrame sobre las almas de los pobres hombres pecadores? ¿Cómo podrían dudar los hombres del Amor de Dios, si Dios Encarnado se les aparece con su Corazón en la mano y se los da para que se apropien de Él y gocen de las dulzuras de su Amor? Y finalmente, ¿cómo podrían dudar los hombres del Amor de Dios, si luego de aparecerse como el Sagrado Corazón, se continúa donando como el Sagrado Corazón Eucarístico en cada Santa Misa?
El Verbo de Dios, entonces, se encarna como el Sagrado Corazón, para poder ofrecer a Dios la ofrenda Pura y Santa, el Corazón del Hombre-Dios, envuelto en las llamas del Divino Amor, y para poder ofrecer a los hombres la Eucaristía, el Sagrado Corazón Eucarístico, Corazón que enciende al alma en el Fuego del Espíritu Santo.