San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial

San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial
"San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla, sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio; reprímale, Dios, pedimos suplicantes, y tú, Príncipe de la Milicia celestial, arroja al infierno, con el divino poder, a Satanás y a los demás espíritus malignos, que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén".

miércoles, 27 de julio de 2016

San Pantaleón


Vida de santidad de San Pantaleón

Pantaleón –que significa en griego “el que se compadece de todos”- fue un médico mártir nacido en Nikomedia (actual Turquía), de 29 años de edad, que murió decapitado por profesar su fe católica en la persecución del emperador romano Diocleciano, el 27 de julio del 305[1]. Conoció la fe pero se dejó llevar por el mundo pagano en que vivía y sucumbió ante las tentaciones, que debilitan la voluntad y acaban con las virtudes, cayendo en la apostasía. Regresó al seno de la Iglesia luego de que un buen cristiano llamado Hermolaos le dijera que, ya que él era médico y conocía la curación del cuerpo conociera, por medio de la oración, “la curación proveniente de lo más Alto”, es decir, la curación del alma por la gracia de Jesucristo. Desde ese momento, entregó su ciencia al servicio de Cristo, sirviendo a sus pacientes en nombre del Señor y viendo en los que sufrían al mismo Jesucristo.
En la persecución de Diocleciano del año 303, Pantaleón, que había entregado todos sus bienes a los pobres, fue denunciado por algunos médicos que le tenían envidia ante las autoridades. El emperador, que quería salvarlo, le ofreció el perdón de su vida, pero si renegaba de Cristo, a lo que San Pantaleón se negó rotundamente. En ese momento, y como prueba de que su fe en el Hombre-Dios Jesucristo era verdadera, curó milagrosamente a un paralítico. Este último hecho sirve para que consideremos lo siguiente: los verdaderos milagros, hechos por los santos, son realizados con el poder de Jesucristo, que es Dios; es decir, cuando los santos hacen milagros, el que hace el milagro es verdadera y únicamente Jesucristo. Valga esta aclaración, porque muchos, por credulidad, y en un verdadero acto de injusticia y ofensa hacia Jesucristo, atribuyen sus milagros a quienes son sus enemigos, los ángeles caídos, cuyos agentes son varios (por ejemplo, Difunta Correa, Santa Muerte, etc.). El emperador, al no conseguir que San Pantaleón apostatara, lo condenó a morir por decapitación, junto a Hermolaos, el cristiano por el cual San Pantaleón había regresado a la Iglesia, y a otros dos discípulos de Cristo. Si bien San Pantaleón, como dijimos, había apostatado de la fe en Jesucristo, sin embargo reparó este pecado y tuvo la oportunidad de manifestar su amor al Redentor, entregando su vida por Él.

Mensaje de santidad de San Pantaleón

En las actas de su martirio se nos relatan hechos milagrosos, que indican cómo el Espíritu Santo en Persona asiste a los mártires, confortándolos y evitándoles los enormes dolores que provocan tan crueles torturas: en efecto, a San Pantaleón trataron de matarlo de seis maneras diferentes; con fuego, con plomo fundido, ahogándolo, tirándolo a las fieras, torturándolo en la rueda y atravesándole una espada. Con la ayuda de Jesús y del Espíritu Santo, San Pantaleón salió ileso de todas estas torturas; finalmente, cuando Dios consideró que ya había dado suficiente testimonio de amor a Jesucristo, le dijo a San Pantaleón que les permitiera, libremente, que lo decapitaran. Con su vida de santidad y con su martirio por Jesucristo, San Pantaleón, que era médico y curaba los cuerpos, nos enseña que, más que la curación corporal, importa la curación del alma por la gracia santificante de Jesús, Médico Divino y que, por más poderosos que sean los grandes de la tierra, no debemos vacilar en dar testimonio de Nuestro Señor Jesucristo en la vida diaria, cumpliendo sus Mandamientos y viviendo las Bienaventuranzas, seguros de que nos asistirán Jesús y el Espíritu Santo.




[1] http://www.corazones.org/santos/pantaleon.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario