San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial

San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial
"San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla, sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio; reprímale, Dios, pedimos suplicantes, y tú, Príncipe de la Milicia celestial, arroja al infierno, con el divino poder, a Satanás y a los demás espíritus malignos, que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén".

viernes, 2 de diciembre de 2016

Por qué es necesario amar al Sagrado Corazón de Jesús


         Muchos cristianos piensan que la devoción al Sagrado Corazón de Jesús se reduce a un mero recuerdo piadoso mensual, reservado, por lo general, para señoras ya un poco grandes que, como no tienen otra cosa que hacer, asisten a la Iglesia para rezar un poco. Muchos cristianos piensan que la devoción al Sagrado Corazón de Jesús es algo ya “pasado de moda”, porque se trata de una devoción sensiblera, que estaba bien para los siglos pasados, pero que ha quedado “anticuada” para el hombre del siglo XXI, un hombre racionalista, frío, calculador, que confía en el poder de su mente, en la ciencia y en la tecnología, que se siente maduro y superado y evolucionado en su humanidad y que, por lo tanto, no le hace falta una devoción que, en cuanto religiosa y sensiblera, se muestra inferior a la razón, fría, científica y tecnológica. Esto es lo que explica la ausencia de innumerables bautizados, que han dejado vacías las iglesias, las cofradías, las procesiones y los homenajes al Sagrado Corazón de Jesús.
         Sin embargo, la devoción al Sagrado Corazón de Jesús es necesaria y de tal manera, que sin la devoción, el hombre no puede vivir, sino que perece literalmente, tanto en esta vida, como en la otra. En otras palabras, la devoción al Sagrado Corazón de Jesús es vital, porque del Corazón de Jesús el hombre recibe la vida divina, que mantiene su alma en estado de santidad en esta vida, y la colma de gloria celestial en la vida eterna.
         El mismo Jesús, en sus apariciones a Santa Margarita, lo dice así, en la Primera Revelación, el 27 de diciembre de 1673, según el relato de la misma santa: “Estando yo delante del Santísimo Sacramento me encontré toda penetrada por Su divina presencia. El Señor me hizo reposar por muy largo tiempo sobre su pecho divino, en el cual me descubrió todas las maravillas de su amor y los secretos inexplicables de su Corazón Sagrado. Él me dijo: “Mi Divino Corazón, está tan apasionado de Amor a los hombres (…) que, no pudiendo contener en él las llamas de su ardiente caridad, es menester que las derrame valiéndose de ti y se manifieste a ellos para enriquecerlos con los preciosos dones que te estoy descubriendo, los cuales contienen las gracias santificantes y saludables necesarias para separarles del abismo de perdición”[1]. Es decir, Jesús le dice que su Corazón, movido por su amor hacia nosotros, contiene dones y gracias santificantes necesarias para que los hombres no caigan en el “abismo de perdición”, y el abismo de perdición es el Infierno. Y que el Infierno existe, y es real y eterno, y en él se sufren tormentos tanto en el cuerpo como en el alma, es dogma de fe de la Santa Madre Iglesia, y quien lo niegue, se aparta de la verdadera fe. Quien no ama al Sagrado Corazón, no recibe las gracias necesarias para no caer en el “abismo de perdición”, el Infierno. Y puesto que este Sagrado Corazón de Jesús está vivo, glorioso, resucitado, lleno del Amor Divino, en la Sagrada Eucaristía, podemos decir, por extensión, que quien no ama la Eucaristía, no ama al Sagrado Corazón de Jesús y no recibe las gracias para su eterna salvación.
         Lejos entonces de ser una devoción sensiblera y pasada de moda, la devoción al Sagrado Corazón de Jesús es vital, literalmente hablando, tanto para vivir con el alma en gracia en esta vida, como para vivir en la gloria en la vida eterna.



[1] Cfr. http://www.corazones.org/santos/margarita_maria_alacoque.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario