San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial

San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial
"San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla, sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio; reprímale, Dios, pedimos suplicantes, y tú, Príncipe de la Milicia celestial, arroja al infierno, con el divino poder, a Satanás y a los demás espíritus malignos, que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén".

miércoles, 3 de mayo de 2017

San Fidel de Sigmaringen


         Vida de santidad[1].

         San Fidel de Sigmaringen, siendo abogado, decidió entrar en la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos. Allí llevó una vida ejemplar de observancia a la regla monástica de su orden, haciendo frecuentes vigilias y oraciones. Gran predicador de la Palabra de Dios, fue enviado a la región de Recia para consolidar la verdadera doctrina, en un momento en que la Verdadera Fe estaba siendo duramente atacada por los herejes calvinistas. Precisamente, en la ciudad de Sevis, de Suiza, fue martirizado por estos herejes, negadores de la divinidad de Cristo y de su Presencia real, verdadera y substancial en la Eucaristía. Fue canonizado y declarado mártir puesto que los calvinistas le dieron muerte a causa de su ferviente defensa de la Fe católica.

         Mensaje de santidad.

Su principal mensaje de santidad es que dio su vida por la Eucaristía, es decir, es un mártir del Santísimo Sacramento del Altar, sacramento que constituye el fundamento, la base y la esencia de la religión católica y sin el cual, la Iglesia Católica se desplomaría como un edificio sin cimientos. En el cuadro se ve a una mujer virgen, que representa a la Iglesia, le coloca a San Fidel de Sigmaringa la corona del martirio, mientras sostiene la Eucaristía, por cuya defensa el santo dará su vida; el Espíritu Santo, que aparece en forma de paloma, lo ilumina con luz celestial; San Fidel a su vez señala al cielo y a la Escritura, sostenida por querubines que llevan también un lirio, símbolo de la perfecta castidad observada por nuestro santo. La imagen representa el último día de vida y el último sermón predicado por San Fidel, el domingo 24 de abril del año 1622. Al acudir al templo para celebrar la Santa Misa, encontró en el púlpito un papel que decía: “Éste será su último sermón. Hoy predicará por última vez”. Luego de predicar sobre la frase de San Pablo: “Una sola fe, un solo Señor, un solo bautismo” (Éf. 4, 5), los herejes le dijeron que apostatara, obteniendo esta respuesta del santo: “Jamás renunciaré a la fe católica. Yo me pongo bajo la protección de la Virgen Santísima”. Entonces le dieron muerte con palos y machetes, alcanzando a decir, antes de morir: “Padre, perdónalos”.



[1] http://www.santopedia.com/santos/san-fidel-de-sigmaringen

No hay comentarios:

Publicar un comentario