San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial

San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial
"San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla, sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio; reprímale, Dios, pedimos suplicantes, y tú, Príncipe de la Milicia celestial, arroja al infierno, con el divino poder, a Satanás y a los demás espíritus malignos, que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén".

martes, 14 de febrero de 2017

Santos Cirilo y Metodio


         Vida de santidad[1].

         Los santos Cirilo y Metodio eran dos hermanos que recibieron esos nombres al entrar a la vida religiosa. Por su gran acción evangelizadora, se los considera como los dos grandes apóstoles de los países eslavos (en la actualidad, República Checa, Bulgaria, Serbia, Croacia, etc.). Fueron llamados por el príncipe Rotislav, quien deseaba el establecimiento de sacerdotes cultos que lograran afianzar el cristianismo en la Gran Moravia y estableciesen una organización eclesiástica independiente de Baviera, siendo encargados para esa tarea Cirilo y Metodio que, oriundos de Salónica, dominaban la lengua eslava. Llegaron al imperio de la Gran Moravia en el año 863 y desarrollaron allí una extraordinaria labor religiosa y cultural que se caracterizó, entre otras cosas, por aportar un alfabeto compuesto de 38 letras en el que se reflejaba la gran riqueza sonora del eslavo antiguo. La escritura eslava de Cirilo recibió el nombre de glagólica. Cirilo es también el fundador de la literatura eslava, constituyendo el cimiento de esta literatura la traducción de libros religiosos al eslavo antiguo. El primer libro traducido por Cirilo fue el evangeliario, elemento indispensable para celebrar las misas y para la catequesis, aunque también, con la ayuda de sus discípulos, vertió al eslavo antiguo el misal, el apostolario y otros libros litúrgicos. Al concluir en Moravia la traducción de los cuatro evangelios, Cirilo escribió el prólogo de esta obra, llamado Proglas. Se trata de una composición poética, escrita en versos, según los cánones griegos, considerada una obra fundamental de la literatura eslava. Al finalizar sus cuatro años como misioneros en la Gran Moravia, Cirilo viajó a Roma e ingresó en un convento de monjes griegos. Falleció a los 50 días de su estancia en la Ciudad Eterna, el 14 de febrero del 869. Al morir, el primer educador y maestro de los eslavos tenía tan sólo 42 años.
Metodio, hermano de Cirilo y colaborador en la misión en la Gran Moravia, nació alrededor del año 815, también en Salónica. Ingresó en un convento ubicado al pie del Olimpo, desempeñándose cómo archidiácono del templo de Hagia Sofia (Santa Sabiduría), de Constantinopla y como profesor de filosofía. Bajo su dirección se desarrolló la escuela literaria morava de la cual salieron las traducciones al eslavo antiguo de todos los libros del Viejo y del Nuevo Testamento. La traducción de las Sagradas Escrituras fue realizada en la Gran Moravia en ocho meses. San Metodio murió el 6 de abril del año 885 y fue enterrado en su templo metropolitano en Moravia.

Mensaje de santidad.

Los santos Cirilo y Metodio dedicaron sus vidas a evangelizar, es decir, a hacer conocer a Jesucristo, el Hombre-Dios, entre aquellos pueblos que no lo conocían; para lograrlo, inventaron un nuevo alfabeto y tradujeron al nuevo idioma los libros litúrgicos, necesarios para la celebración de la Santa Misa, y las Sagradas Escrituras. Todo lo hicieron por amor a Jesucristo, puesto que no tenían ningún otro interés que el de hacer conocer y amar a Jesucristo. Con su tarea misionera, evangelizaron a pueblos que hablaban otros idiomas y lograron, con la ayuda del Espíritu Santo, hacer que los pueblos eslavos hablaran un solo idioma, el idioma de la Fe en Jesús, el Cordero de Dios. Fueron los artífices, no solo de una nueva nación y de una nueva literatura y cultura, sino ante todo, del nacimiento de hombres nuevos por la gracia; de hombres que, ingresando a la Iglesia por el bautismo y perseverando en la fe por ellos transmitida, habrían de alcanzar la vida eterna. Dos hermanos, en la Baja Edad Media, con escasísimos medios técnicos, con ausencia absoluta de la moderna tecnología, logaron la conversión de cientos de millones a la fe de Jesucristo. Puesto que son un ejemplo para nosotros, que también estamos llamados a evangelizar, a transmitir la Buena Noticia a nuestros hermanos, y que para ello contamos con el auxilio de tecnología avanzada y con la ventaja de hablar el mismo idioma que nuestros prójimos, debemos preguntarnos: ¿qué hacemos, para hacer conocer y amar a Jesucristo, en el medio en el que nos desenvolvemos?



[1] https://www.ewtn.com/spanish/Saints/Cirilo_Metodio.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario