San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial

San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial
"San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla, sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio; reprímale, Dios, pedimos suplicantes, y tú, Príncipe de la Milicia celestial, arroja al infierno, con el divino poder, a Satanás y a los demás espíritus malignos, que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén".

martes, 27 de junio de 2017

Santo Tomás Moro


Santo Tomás Moro se encuentra con su hija luego de ser 
condenado a muerte.

         Vida de santidad[1].

En el Martirologio Romano, es considerado como mártir por haberse opuesto al rey Enrique VIII –siendo presidente del Consejo Real- en la controversia sobre su matrimonio y sobre la primacía del Romano Pontífice. En consecuencia, fue encarcelado en la Torre de Londres, en Inglaterra y condenado a morir por decapitación el 6 de julio de 1532.
Nació en Londres, su padre era juez de Derecho común. Estudió en Canterbury Hall en Oxford y enseñó Derecho en Inns of Court; en el 1501, ingresó en el colegio de abogados. Se planteó hacerse cartujo o sacerdote diocesano, aunque finalmente se decidió por la vocación matrimonial, llegando a ser esposo y padre de familia ejemplar. Eligió el matrimonio porque, según sus palabras, prefería “ser un fiel marido antes que un sacerdote infiel”. En 1504 se casó con Jane Colt, con la que tendría cuatro hijos; al fallecer su esposa en 1511, se casó por segunda vez con Alice Middleton, viuda y madre de una hija. Fue padre de familia numerosa, rico, gran señor, enamorado ferviente del arte y la cultura, experto en leyes, político y estadista, y admirador de Pico della Mirándola, de quien escribió su biografía, y de los Santos Padres y santo Tomás de Aquino. Escribió “La Utopía” (1516), que es uno de los textos paradigmáticos de la filosofía política, en dialéctica con el contemporáneo “El príncipe” de Macchiavello.
En 1510 fue miembro del primer parlamento de Enrique VIII, y en 1515 fue agregado comercial de la embajada de Flandes. En 1517 fue nombrado miembro del Consejo Real, siendo nombrado lord canciller en 1529.  Ayudó al rey en su oposición a Lutero, y escribió el libro “Diálogo sobre las Herejías” y su “Apología”. A pesar de su alto cargo en la corte del rey, eso no fue impedimento para declararse, a causa de su fe católica, en contra del divorcio del rey con Catalina de Aragón.  Se opuso nuevamente al rey Enrique VIII y renunció a su cargo cuando el rey, en 1531, provocando un cisma en la Iglesia, se auto-proclamó jefe supremo de la Iglesia de Inglaterra. Por último, estando ya encarcelado en la Torre de Londres, y luego de negarse al juramento de supremacía, fue condenado a morir por decapitación en la plaza londinense de Tyburn.  
Mensaje de santidad.

Su mensaje de santidad es –además de su lucha contra los herejes y el apoyo al rey contra Lutero- la fidelidad hasta la muerte al “Rey de reyes y Señor de señores” (Ap 17, 14), Cristo Jesús. Con la entrega de su vida, Santo Tomás Moro no solo nos enseña que al Único al que debe temerse es a Nuestro Señor Jesucristo y no a los poderosos de la tierra, sino también que la oposición al adulterio –cometido por el rey Enrique VIII al divorciarse de Catalina de Aragón- y la adhesión a la fidelidad y unidad del matrimonio católico no se deben a meras costumbres sociales, sino que se derivan de la santidad de la unión esponsal mística entre Cristo Esposo y la Iglesia Esposa. Este último mensaje, el de la santidad del matrimonio católico como participación a la santidad del desposorio celestial entre el Cordero y su Esposa, la Iglesia Católica, es particularmente válido en nuestros tiempos, en los que se pretende instalar al adulterio como norma, lo cual equivale a afirmar que el Cristo de la Iglesia Católica puede convivir con cualquier iglesia, o que la Iglesia, la Esposa Inmaculada de Cristo, puede traicionar a su Esposo, el Cordero, por cualquier ídolo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario