San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial

San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial
"San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla, sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio; reprímale, Dios, pedimos suplicantes, y tú, Príncipe de la Milicia celestial, arroja al infierno, con el divino poder, a Satanás y a los demás espíritus malignos, que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén".

sábado, 3 de junio de 2017

San Carlos Lwanga y compañeros mártires


         Vida de santidad.

         San Carlos Lwanga, catequista nacido en Uganda y martirizado por la fe, fue nombrado Patrono de los jóvenes católicos de África.
Sucedió que entre los años 1885 y 1887, apenas iniciada la nueva evangelización de África, un centenar de cristianos de Uganda,  fueron condenados a muerte por el rey Mwanga que se había pervertido con el vicio de la sodomía. El rey Mwanga mandó  a quemar vivos, torturar, desmembrar, castrar y ejecutar a sus servidores que se había hecho cristianos en Uganda y que se opusieron a ceder al vicio, por lo que ellos eligieron la muerte antes que ofender a Dios. 
Fueron martirizados porque coherentemente con su fe en Cristo, no cedieron a los deseos impuros (de Sodomía -homosexualidad) del monarca, y fueron torturados y asesinados en la colina de Namugongo en Uganda, el 3 de junio de 1886, unos degollados y otros quemados vivos. Estos son los nombres de los que se les hizo el reporte: Calos Lwanga, Mbaya Tuzinde, Bruno Seronuma, Santiago Buzabaliao, Kizito, Ambrosio Kibuka, Mgagga, Gyavira, Aquiles Kiwanuka, Adolfo Ludigo Mkasa, Mukasa Kiriwanvu, Anatolio Kiriggwajjo y Lucas Banabakintu.- Mientras los mártires Cristianos de Uganda eran torturados y sacrificados y muchos de ellos quemados vivos, solo se escuchaba de sus labios cánticos e himnos de alabanza a Dios. Su memoria es obligatoria en el Misal Romano.

         Mensaje de santidad.

         En un mundo en el que la impureza, tanto corporal –relaciones contra-natura, extra-conyugales, pre-matrimoniales, ideología de género, etc.- como espiritual –culto a los ídolos neo-paganos como el dinero, el placer, el poder, el ocultismo, el gnosticismo de la Nueva Era-, han invadido todos los ámbitos y todos los estamentos de la sociedad, abarcando incluso a los más pequeños, puesto que se pretende implantar la ideología de género desde la más tierna infancia, además de introducirlos a la práctica del ocultismo y la magia, a través de películas como Harry Potter, los santos mártires de Uganda, San Carlos Lwanga y compañeros, son un luminoso ejemplo de fe en Nuestro Señor Jesucristo y de confianza en la Santísima Virgen María, porque ellos prefirieron la muerte antes que pecar, es decir, antes que perder la gracia que los unía a Cristo y antes que perder la pureza e inocencia que da la gracia y que hace al alma semejante a los Sagrados Corazones de Jesús y María. No debemos olvidar que, junto con la impureza corporal, viene la impureza del espíritu, que es la fornicación del alma con los ídolos paganos.Es por esto que, al recordar a los Santos mártires de Uganda, les encomendamos a los jóvenes de nuestro tiempo para que, asistidos por la gracia, elijan siempre conservar la pureza, tanto corporal como espiritual, frente a quienes pretenden arrebatárserlas.
Oración a los Santos Mártires de Uganda[1].
Oh Jesús, nuestro Señor y Redentor, a través de tu pasión y muerte, te adoramos y te damos gracias;
Santa María, Madre y Reina de los Mártires, obtenos la santificación por medio de nuestros sufrimientos.
Santos Mártires, los seguidores de Cristo sufriente, obtenganos la gracia de imitarlos.
San José Balikuddembe, en primer mártir de Uganda, quien inspiró y alentó Nephytes, nos obtenga un espíritu de verdad y justicia.
San Carlos Lwanga, patrón de la Juventud de Acción Católica  nos obtenga una fe firme y perseverante.
San Matías Mulumba, ideal Jefe y seguidor de Cristo, manso y humilde, nos obtenga un mansedumbre cristiana.
San Dionisio Sebuggwawo, celosos de la fe cristiana y conocido por su modestia, obtenga para nosotros la virture de la modestia.
San Andrés Kaggwa, catequista modelo y maestro, nos obtenga un amor de la enseñanza de Cristo.
San Kizito, resplandeciente niño en la pureza y la alegría cristiana, nos obtenga el don de la alegría en el Señor.
San Gyaviira, brillante ejemplo de cómo perdonar y olvidar las lesiones, nos obtenga la gracia de perdonar a los que nos perjudican.
San Mukasa, catecúmeno ferviente recompensado con el bautismo de su sangre, nos obtenga la perseverancia hasta la muerte.
San Adolfus Ludigo, brillante por su seguimiento de nuestro Señor, espíritu de servicio a los demás, nos obtenga un amor de servicio desinteresado.
San Anatoli Kiriggwajjo, humilde servidor que prefirió una vida devota a los honores mundanos, nos obtenga a amar la piedad más que las cosas terrenales.
San Ambrosio Kibuuka, joven lleno de alegría y amor al prójimo, nos obtenga la caridad fraterna.
San Aquiles Kiwanuka, que por el bien de Cristo detestaba vano prácticas supersticiosas, obtén para nosotros el odio santo a las prácticas supersticiosas.
San Juan Muzeeyi, consejero prudente, famoso por la práctica de las obras de misericordia, nos obtenga un amor de esas obras de misericordia.
Bendito Jildo Irwa y el Bienaventurado Daudi Okello que dieron su vida por la propagación de la fe católica, nos obtenga el afán de difundir la fe católica.
San Pontaianus Ngondwe, fiel soldado, anhelo de la corona del martirio, nos obtenga la gracia de ser siempre fieles a nuestro deber.
San Atanasio Bazzekuketta, fiel mayordomo de la hacienda real, obtener para nosotros un espíritu de responsabilidad.
San Mbaaga, que prefirió la muerte a las creencias de sus padres, nos obtenga la gracia de seguir con desprendimiento las inspiraciones divina.
San Gonzaga Gonza, lleno de compasión por los presos, y todos los que estaban en problemas, obtener para nosotros el espíritu de la misericordia.
San Noe Mawaggali, humilde trabajador y amante de la pobreza evangélica, nos obtenga el amor de la pobreza evangélica.
San Lucas Baanabakintu, que ardientemente desea imitar el sufrimiento de Cristo por el martirio, nos obtenga un amor de la patria.
San Bruno Serunkuuma, soldado que dio un ejemplo de arrepentimiento y la templanza, nos obtenga el virtud del arrepentimiento y la templanza.
San Mugagga, joven conocido por su castidad heroica, nos obtenga perseverancia en la castidad.
Que los Santos Mártires, firmes en su fidelidad a la verdadera Iglesia de Cristo, nos ayude a ser siempre fiel a la verdadera Iglesia de Cristo.
Oremos
Señor Jesucristo, que maravillosamente fortaleciste a los Santos Mártires de Uganda San Carlos Lwanga, Matías Mulumba, el Santo Jildo Irwa, a San Daudi Okello y sus compañeros, y dándonoslos a nosotros como ejemplos de fe y fortaleza, de castidad, de caridad, y de fidelidad ; , te rogamos, que por su intercesión, las mismas virtudes puedan aumentar en nosotros, y que podamos merecer ser propagadores de la fe verdadera.Tu que vives y Reinas por siempre. Amén.



[1] Esta oración se hace tres veces al día (se sugiere al medio día, a las 3 pm y a las 6 pm, aunque se puede ajustar al horario de cada uno en particular) después del rezo del Santo Rosario durante nueve días por alguien que está luchando contra los pecado de la impureza, especialmente contra la fornicación. Durante ese tiempo se debe de añadir algún tipo de ayuno con la limosna, junto con el uso del escapulario marrón, junto con una oración de la Sangre de Jesús para cubrir tanto usted como la persona(s) por la que esta orando. En un mundo donde la gente está atrapada en "hacer lo que se siente bien" y " son relativos el concepto del bien y mal ", es un gracia conocer la verdad de la Palabra de Dios, es un gran regalo de verdad! »

No hay comentarios:

Publicar un comentario