San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial

San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial
"San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla, sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio; reprímale, Dios, pedimos suplicantes, y tú, Príncipe de la Milicia celestial, arroja al infierno, con el divino poder, a Satanás y a los demás espíritus malignos, que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén".

martes, 22 de julio de 2014

Santa Brígida de Suecia y las promesas de Jesús y la Virgen para quienes mediten sobre la Pasión


Santa Brígida de Suecia meditaba, con mucha frecuencia, en la Pasión de Jesús y quería saber cuántos eran los latigazos que había recibido en su Pasión. Un día, estando arrodillada en oración, en la Basílica de San Pablo Extramuros, en Roma, en la capilla del Santísimo Sacramento, delante del Crucifijo, Jesús le habló y le dijo lo siguiente: “Recibí en Mi Cuerpo cinco mil cuatrocientos ochenta latigazos. Si queréis honrarlos en verdad, decid 15 veces el Padre Nuestro; también 15 veces el Ave María, con las siguientes oraciones, durante un año completo. Al terminar el año, habréis venerado cada una de Mis Llagas”. Luego, el mismo Jesús en Persona, le dictó las oraciones a Santa Brígida y además le dijo que, quien recitara estas oraciones devotamente cada día por el espacio de un año, se haría merecedor de las siguientes veinte promesas (Jesús las formuló en primera persona)[1]:
1. Cualquiera que recite estas oraciones, obtendrá el grado máximo de perfección.
2. Quince días antes de su muerte, tendrá un conocimiento perfecto de todos sus pecados y una contrición profunda de ellos.
3. Quince días antes de su muerte, le daré mi precioso cuerpo a fin de que escape el hambre eterna; le daré a beber mi preciosa sangre para que no permanezca sediento eternamente.
4. Libraré del purgatorio a 15 almas de su familia.
5. Quince almas de su familia serán confirmadas y preservadas en gracia.
6. Quince pecadores de su familia se convertirán.
7. Haz de saber que cualquiera que haya vivido en estado de pecado mortal por 30 años; pero recita o tiene la intención de recitar estas oraciones devotamente, Yo, el señor, le perdonaré todos sus pecados.
8. Si ha vivido haciendo su propia voluntad durante toda su vida y está para morir al día siguiente, prolongaré su existencia.
9. Obtendrá todo lo que pida a Dios y a la Santísima Virgen.
10. En cualquier parte donde se estén diciendo las oraciones, o donde se digan, Dios estará presenté por su gracia.
11. Todo aquél que enseñe estas oraciones a los demás, ganará incalculables méritos y su gloria será mayor en el cielo.
12. Por cada vez que se recite estas oraciones, se ganarán 100 días de indulgencia.
13. Su alma será liberada de la muerte eterna.
14. Gozará de la promesa de que será contado entre los bienaventurados de cielo.
15. Lo defenderé contra las tentaciones del mal.
16. Preservaré y guardaré sus cinco sentidos.
17. Lo preservaré de una muerte repentina.
18. Yo colocaré mi cruz victoriosa ante él para que venza a los enemigos de su alma.
19. Antes de su muerte vendré con mi amada Madre.
20. Recibiré muy complacido su alma y lo conduciré a los gozos eternos. Y habiéndolo llevado allí, le daré a beber de la fuente de mi divinidad.
         Pero además de estas oraciones y promesas, Santa Brígida recibió otras dos oraciones y promesas, una más proveniente de Jesús, en recuerdo de las veces que derramó su Preciosísima Sangre en su vida terrena, y otra de la Virgen. La de Jesús, debe rezarse durante doce (12) años, y consiste en siete oraciones diarias; la de la Virgen, consiste en la meditación diaria de sus Siete Dolores[2]. Ambas oraciones, también tienen sus respectivas promesas.
         Las promesas de las oraciones a rezar durante doce (12) años son las siguientes[3]:
         1. El alma que las reza no sufrirá ningún Purgatorio.
2. El alma que las reza será aceptada entre los mártires como si hubiera derramado su propia sangre por la fe.
3 El alma que las reza puede (debe) elegir a otros tres a quienes Jesús mantendrá luego en un estado de gracia suficiente para que se santifiquen[4].
4. Ninguna de las cuatro generaciones siguientes al alma que las reza se perderá.
5. El alma que las reza será consciente de su muerte un mes antes de que ocurra.





[1] Esta devoción ha sido declarada buena y recomendada tanto por el Sacro Collegio de Propaganda Fidei, como por el Papa Clemente XII. El Papa Inocencio X confirmó esta revelación como “venida del Señor”. Para quien desee rezarlas, éste es el enlace: http://deangelesysantos.blogspot.com.ar/p/las-quince-oraciones-de-santa-brigida.html
[2] Para quien desee rezar esta devoción, éste es el enlace: http://deangelesysantos.blogspot.com.ar/p/devocion-de-los-siete-dolores-de-maria.html
[3] Estas oraciones, como le han sido dadas por el Señor a Santa Brígida, deben rezarse durante 12 años. En caso que la persona que las rece muera antes que pasen los doce años, el Señor aceptará estas oraciones como si se hubieran rezado en su totalidad. Si se saltase un día o un par de días con justa causa, podrán ser compensadas al final de los 12 años. El enlace, para quien desee rezar estas oraciones, es el siguiente: http://deangelesysantos.blogspot.com.ar/p/las-oraciones-de-santa-brigida-para.html
[4] Escribir los tres nombres (personas vivas) en un papel y guardarlo. Los nombres no se pueden cambiar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario