San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial

San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial
"San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla, sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio; reprímale, Dios, pedimos suplicantes, y tú, Príncipe de la Milicia celestial, arroja al infierno, con el divino poder, a Satanás y a los demás espíritus malignos, que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén".

viernes, 25 de febrero de 2011

Los ángeles adoran al Cordero en los cielos y en la tierra


¿Qué son los ángeles? ¿Para qué están? ¿Interactúan con los hombres? Hoy en día se enseñan muchas cosas erróneas acerca de los ángeles, sobre todo desde la secta llamada “Nueva Era” o “Conspiración de Acuario”. Esta secta enseña que los ángeles son seres que viven en otra dimensión, y cuya función es intervenir en el mundo de los hombres para ayudarlos a estos a conseguir poder, riqueza, fortuna, bienestar material. También enseña la Nueva Era que los ángeles son entidades espirituales a las que se debe invocar para que favorezcan el contacto con la divinidad cósmica; además, para la Nueva Era, los ángeles serían todos seres buenos, sin maldad, o, a lo sumo, serían seres neutros, que nada malo harían al hombre.

Ninguna de estas enseñanzas es verdadera, porque todo pertenece al paganismo de la Nueva Era, pero aún así, muchos cristianos católicos se dejan llevar por estas falsas creencias, y dejan de lado la verdad acerca de los ángeles.

Según la enseñanza de la Iglesia Católica, los ángeles no son todos buenos[1]: hay ángeles malos, perversos, cuya única actividad consiste en hacer el mal, en engañar, en seducir a los hombres con la mentira y el error, para tratar de conducir sus almas al lugar de perdición eterna en donde habitan, el infierno. Los ángeles malos son seres que provienen de la oscuridad, que solo tienen odio dentro suyo, y a quienes los mueve no el amor a Dios y a los hombres, sino el odio que los consume desde la raíz de su ser. Aún más, en su afán por conducir a los hombres al infierno, los ángeles malos buscan la complicidad de hombres y mujeres malos y perversos, los brujos y las brujas, los hechiceros y los magos, y con esta complicidad tratan de poseer los cuerpos humanos y de engañar la mente y el corazón de los hombres y, muchas veces, con la permisión divina –Dios puede permitir un mal para conseguir un bien-, consiguen sus propósitos.

Para la Iglesia Católica, hay ángeles malos, y también ángeles buenos, pero esos ángeles buenos no están para traer fortuna, buena suerte o bienes materiales a los hombres, sino para protegerlos de los ángeles malos, y sobre todo para ayudar a los hombres a evitar los peligros que se presentan a lo largo del camino de la vida, que pueden desviar a los hombres de su meta final, el cielo.

Los ángeles buenos, creados y enviados por Dios, están en la tierra no para traer fortuna y bienestar, sino para iluminar las mentes y los corazones con la luz de Cristo Dios, para que Cristo Dios sea conocido y amado por todos; los ángeles buenos, los ángeles custodios, fueron creados por Dios y enviados a custodiar a las almas de los hombres para que estos fueran cuidados del más grande de todos los males, el olvido de la cruz de Cristo, y el olvido y el rechazo de Cristo crucificado y resucitado. Ésta es la tarea más importante de los ángeles buenos, los ángeles custodios: no permitir que los hombres se aparten de Cristo y su cruz, porque Cristo en la cruz es el camino, el único camino, que conduce al cielo, a la comunión de vida y de amor con las Personas de la Trinidad.

Es en la misa en donde se unen el cielo y la tierra, el tiempo y la eternidad, y es por lo tanto en la misa en donde los ángeles buenos adoran, en la tierra, en el altar eucarístico, al Cordero de Dios, así como lo adoran en el cielo. A ellos debemos pedirles que nos enseñen y ayuden a adorar al Cordero que viene en medio nuestro, en el sacramento del altar, como anticipo de la adoración eterna en el cielo.


[1] Cfr. Catecismo de la Iglesia Católica, Compendio, 74.

No hay comentarios:

Publicar un comentario