San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial

San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia celestial
"San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla, sé nuestro amparo contra la perversidad y acechanzas del demonio; reprímale, Dios, pedimos suplicantes, y tú, Príncipe de la Milicia celestial, arroja al infierno, con el divino poder, a Satanás y a los demás espíritus malignos, que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén".

martes, 1 de mayo de 2012

San José, modelo de todo esposo, de todo padre, de todo hijo


San José es modelo de esposo, padre e hijo. Es modelo para todo padre, por su extrema dedicación a su Hijo Jesús. Si bien no era su hijo biológico, puesto que Jesús fue engendrado por el Espíritu Santo en el seno virgen de María, y si bien ese Hijo suyo que él adoptó, era Dios Hijo en Persona, dedicó a su Hijo Jesús toda su vida, brindándole todos los cuidados posibles, protegiendo su vida de quienes deseaban asesinarlo, como cuando tuvo que huir a Egipto por la persecución de Herodes, y luego trabajando sin descanso con su oficio de carpintero, para darle el sustento diario.
San José alimentó a su propio Dios, dándole el pan de todos los días a Aquél que luego se donaría como Pan de Vida eterna.
Como padre, San José también le enseñó su oficio, el de carpintero, a Aquél que luego habría de subir al Leño de la Cruz, para salvar al mundo.
Por esto, San José, como padre, vivía en un permanente estado de asombro y estupor: cuidaba, alimentaba y educaba, acompañándolo en su crecimiento humano, a quien era su Creador y Redentor, y este asombro y estupor lo hacían a su vez crecer cada vez más en su amor de padre adoptivo, al contemplar el infinito Amor misericordioso de un Dios que, libremente, lo había elegido para que fuera su padre adoptivo en su vida terrena.
San José es también ejemplo para todo esposo, porque si bien era el esposo legal de la Virgen María, su trato para con Ella fue, en todo momento, sumamente casto y puro, puesto que ninguna pasión humana y terrena podía mancillar el matrimonio virginal entre San José y María Virgen.
Es modelo para todo esposo, por su amor esponsal casto y puro para con María Virgen, y si bien entre los santos esposos había únicamente un amor fraternal, un amor de hermanos, dedicó todo su empeño a ser un esposo fiel y dedicado, ayudando a María Virgen en la delicada y sublime tarea de educar al Niño Dios, preparándolo para su sacrificio, ya adulto, en el altar de la Cruz.
San José es también modelo para todo hijo, porque cumplió, santamente y a la perfección, como Padre Virgen de Jesús, y como esposo casto de María Santísima, el encargo que le dio Dios Padre, el cuidar de Dios Hijo en su paso por la tierra, mostrándose, de esta manera, como hijo amoroso de Dios Padre, dispuesto a cumplir en todo su voluntad, por amor.
Por todo esto, San José es modelo y ejemplo para todo esposo, para todo padre, para todo hijo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario